RUIDOS TERRORISTAS

Cuando uno se va de pie justo en la unión de dos carros en esos metros largos, se oye un extraño chillido que todos atribuyen al roce. Pero la verdad es que son ratones terroristas tratando de consumar un atentado. Hay quienes los han visto pasar por los rieles, camuflados, poco antes de que llegue el tren al que atacarán. Los operadores de mantención desarticulan sus malvados planes, pero los malvados vuelven, y se les oye chillar de nuevo. Llegan por el Mapocho, sin que nadie los vea.

No hay comentarios: