CONTRERAS

Tenía convencido a mi profesor de filosofía de que yo era un acérrimo creyente; y al de religión, de que era un ateo incorregible. Que los dios me perdonen.